6.6.09

Reciclaje


A este mueblecito lo encontramos con Mauri buscando otro para el baño. No nos desalentamos y decidimos traerlo igual. Primero empecé las tareas para remover la laca vieja.
Luego de pasar varias veces removedor en gel tuve que lijar para que la madera quede casi virgen... jaja! Aunque esto desaliente un poco hay que seguir ya que es indispensable para el próximo paso.
Cuando eso ya está se le pasa Sal de limón o ácido oxálico en una dilución de 250 gs. por litro de agua tibia para que se blanqueen las manchas de humedad de la madera. Confieso que tenía mucho miedo a este momento, pero basta con proteger el piso de las gotitas que puedan caerle y las manos con guantes.
La madera se va humedeciendo y al secarse se la ve áspera y blanquecina. Yo repetí esta operación varias veces. Luego se neutraliza con agua y vinagre y nuevamente lijar. Acá me detuve... así que cuando lo termine de pintar les muestro.

1 comentario:

Olga A. de Linares dijo...

Gracias por los consejos, espero tener ocasión de ponerlos en práctica alguna vez. Como decía mi abuelita, siempre se puede aprender algo nuevo... Y reciclar también me encanta...